NOVEDADES

Bioaumentación de suelos contaminados con petróleo

Los derrames de petróleo son una de las principales fuentes de contaminación de suelos y aguas. El petróleo contiene compuestos químicos tóxicos que producen daño a plantas, animales y humanos, pero principalmente a las poblaciones de microorganismos las cuales forman parte importante del ecosistema y son clave para los procesos biogeoquímicos. Estos procesos hacen que se reciclen elementos vitales pero limitados en la naturaleza como el agua, oxígeno, carbono, nitrógeno, fósforo y otros. Estos ciclos biogeoquímicos llamados ciclo del agua, ciclo del oxígeno, ciclo del carbono, etc., hacen que esos elementos vitales no se agoten, permitiendo así el desarrollo y la continuidad de la vida sobre nuestro planeta.

Estos incidentes ambientales tienen que ser remediados con la mayor celeridad posible, debido a que la contaminación del suelo por hidrocarburos afecta, en mayor o menor medida, a todos los seres vivos.

La degradación de los contaminantes, efectuada por la actividad enzimática de las poblaciones nativas de microorganismos, ya existentes en el suelo, representa un mecanismo natural para la recuperación del suelo. Sin embargo, dicha recuperación es demasiado lenta. Es por eso que existe una variedad de métodos que aceleran este proceso.

El tratamiento y recuperación de suelos contaminados, es decir la remediación de los suelos, se puede definir como el conjunto de operaciones realizadas con el objetivo de controlar, disminuir o eliminar los contaminantes presentes.

Estos sistemas de remediación, se pueden dividir en:

  • Sistemas de remediación ex situ: En las técnicas ex situ la capa de suelo contaminado es físicamente eliminada y se lleva a un espacio confinado o se trata en instalaciones adecuadas, por ejemplo, la técnica de incineración donde el suelo contaminado se somete a altas temperaturas en hornos (1200 ºC) para que los contaminantes se evaporen y se quemen en condiciones controladas. En el terreno, donde se eliminó la capa contaminada, se incorpora suelo nuevo que se homogeniza con el anterior no contaminado. Esta técnica permite un buen control y una elevada eficiencia del proceso, pero tiene el problema del altísimo costo.
  • Sistemas de remediación in situ: Las técnicas in situ implican la eliminación de los contaminantes en el terreno contaminado, es decir que tratan los suelos en el lugar donde ocurrió la contaminación, por ejemplo, la Bioventilación que se basa en la extracción de vapores del suelo por el bombeo de aire desde el exterior. Es Bio porque esta técnica de aireación también favorece el desarrollo de los microorganismos naturales del suelo. No es efectiva en suelos saturados. Los gases generados deben ser tratados.
Otra técnica in situ es la Extracción de vapores del suelo, donde los compuestos volátiles se remueven del suelo mediante la aplicación de vacío realizado a través de pozos de extracción. Se aplica para VOC´s y algunos combustibles volátiles, pero no es adecuado para aceites, hidrocarburos pesados y PCBs. No es efectivo en suelos saturados. Los gases extraídos requieren tratamiento y los líquidos residuales tratamiento y disposición final. –
Estas técnicas in situ, son prácticas clásicas de menor costo y de bajo impacto ambiental, pero no siempre lo suficientemente efectivas.

Tenemos al alcance de nuestras manos un procedimiento in situ, económico, efectivo y natural, la BIORREMEDIACION y más específicamente una de sus técnicas: la BIOAUMENTACION, que consiste en el agregado de microorganismos específicamente seleccionados por su capacidad de digerir los contaminantes del petróleo y transformarlos en otros más simples e inocuos para el medio ambiente.

La EPA (Enviromental Protection Agency de los E.E.U.U) define Biorremediación como la manipulación de sistemas biológicos para producir modificaciones en el ambiente. En un ambiente con suficiente disponibilidad de oxígeno, fósforo, nitrógeno, y otros nutrientes, los microorganismos, para su desarrollo y multiplicación, usan los contaminantes del medio como fuente de carbono, siendo degradados a compuestos tales como dióxido de carbono y agua o modificándolos a formas menos tóxicas.

Los microorganismos pueden ser grandes aliados en la lucha contra los contaminantes del ambiente, ayudan a recuperar las condiciones naturales y se adaptan a las condiciones extremas que caracteriza este tipo de contaminación.

Munox® Serie 1 es un producto bacteriano natural patentado, que hace frente a los problemas de contaminantes recalcitrantes. Se compone de una mezcla sinérgica estabilizada de cepas de origen natural de bacterias Pseudomonas con capacidades excepcionalmente altas de degradación de contaminantes difíciles, como los derivados del petróleo.

El expertise de Amerex, sumado a la asociación con Osprey Biotechnics, quien recibió el premio “SAFER CHOICE” en 2015 otorgado por EPA (Agencia de Protección Ambiental de USA) reconociéndolo, como elaborador de productos amigables con el medio ambiente, aseguran con los productos de la familia Munox®, un tratamiento natural, eficaz y seguro de la contaminación.

Las formulaciones de la familia de Munox® forman parte de una línea de productos comprometida con la preservación del medio ambiente. Los consumidores que demuestran su propio compromiso medioambiental a través del uso de productos inocuos para el medio ambiente, reconocen la credibilidad de la fuente del logo EPA.

Munox®, desarrollado en asociación con la EPA, demuestra un perfil de salud humana y ambiental muy positivo, por las siguientes razones:

  • Las formulaciones Munox® no son tóxicas.
  • No hay contaminación causada por Munox®, ya que es completamente biodegradable y sus únicos subproductos son los que se encuentran en la naturaleza: CO2 y agua.
  • Los microbios Munox® son naturales, por lo que no hay riesgo de daño ambiental debido a que no han sido manipulados por la ingeniería genética.
  • Osprey tiene uno de los más estrictos programas de control de calidad en la industria para asegurar productos libres de patógenos.

Su uso fomenta un ambiente que nutre la vida - la nuestra, la de futuras generaciones, y la de miles de especies de plantas y animales en nuestro planeta.

Más que calificar como un producto limpio y verde, Munox® da un paso más - remedia los daños del medio ambiente causados por los contaminantes. No sólo degrada las grasas, aceites y desechos, sino que también digiere sustancias nocivas, como los hidrocarburos de petróleo y muchos productos químicos.

Munox® - trabaja para reducir la huella humana... el producto natural que es bueno para la naturaleza.